Caen los agresores de Rafita

Caen los agresores de Rafita

Chihuahua, Chih..-  Derivado de la tenacidad en los trabajos efectuados por la Unidad Especializada en Investigación de Delitos Sexuales y/o Contra la Familia de la Fiscalía de Distrito Zona Centro, se logró la captura de Andrés G. C. y Adrián Eduardo T. M., probables responsables de la agresión del menor, Rafael Alejandro.

Fue el pasado 10 de septiembre de 2016, cuando la madre de la víctima acudió a esta representación social para dar parte a la autoridad sobre la ausencia del niño de 10 años de edad; por lo que de inmediato, se activaron los mecanismos de búsqueda y localización a través de las diferentes diligencias ministeriales.

Las primeras indagatorias determinaron que el menor fue visto la última vez en las calles Parque Altamira y Parque Peñalba; sin embargo, horas después, éste fue localizado en una brecha que conduce a las colonias Jardines de Oriente y Camino Real, donde se encontró severamente lesionado al borde de la muerte, lo cual propició a que estuviera 21 días inducido en coma.

Agentes del Ministerio Público, Policías de la Agencia Estatal de Investigación, Analistas y Peritos, llevaron a cabo los trabajos, estudios y análisis para obtener información correspondiente al hecho; aunado a ello, se le brindó el apoyo necesario a la víctima y ofendidos del delito.

Dentro de las diligencias, destacan el levantamiento de evidencias en el lugar en donde fue localizado; cientos de entrevistas a familiares, amigos y allegados; estudios del modo, tiempo y lugar; realización de un esquema en el que se recreó las actividades realizadas por el menor y las personas con las que tuvo contacto en las últimas horas.

Con el apoyo de analistas, los agentes adscritos a esta Unidad Especializada obtuvieron periciales victimológicas y perfiles criminales a través de los cuales se logró obtener una línea de investigación más sólida y una probable perfilación de los presuntos responsables.

Una vez que el Rafael despertó de coma, se realizó un acompañamiento por parte de Agentes del Ministerio Público, Policías Investigadores y Psicólogos, quienes generaron empatía durante varios meses para obtener información directa del afectado.

Sin descuidar la investigación de campo, se continuó con la realización de varios rastreos, periciales geográficos y de criminalística, por la zona en los que sucedieron los hechos.

Tras un año de investigación, se obtuvo información y datos claves, los cuales determinaron que el menor fue privado de la libertad por dos sujetos, quienes lo mantuvieron en un domicilio de la misma colonia, donde lo agredieron sexualmente, lo ataron de pies y manos, lo golpearon con un bate y puños e incluso intentaron asfixiarlo y finalmente, lo abandonaron en un terreno baldío.

Con base a las evidencias recopiladas y la autorización del morador del domicilio donde cometieron los hechos que ratificó ante un Juez de Control, la vivienda fue cateada, la cual coincidió que, en dichas fechas, estaba deshabitada y fue robada por varios sujetos.

Con las características físicas de los imputados e información relevante, se obtuvo el retrato hablado de uno de los agresores, mismo que fue determinante para vincular los datos en los sistemas informáticos de la Fiscalía y el pleno reconocimiento fotográfico de los agresores por parte de la víctima, logrando establecer que los probables responsables son miembros de una pandilla denominada “Yarderos”, que opera al sur de la ciudad.

Con la identidad obtenida y libradas las ordenes de aprehensión correspondientes, se implementaron diversos operativos de búsqueda y localización de los sujetos, quienes fueron detenidos hace unas horas por elementos de la Agencia Estatal de Investigación de manera simultánea en distintos puntos de la ciudad de Chihuahua.

Al momento de la detención Andrés G. C., intentó huir y simuló portar un arma de fuego, por lo que uno de los agentes tuvo que hacer disparos de advertencia, hiriendo al imputado con una esquirla en un glúteo; no obstante, fue trasladado al nosocomio para su atención médica.

Los dictámenes médicos determinaron que el menor fue agredido sexualmente y que además intentaron estrangularlo; las heridas dejaron secuelas de por vida en el menor, por lo que actualmente, recibe el apoyo de Atención a Víctimas.

En las próximas horas, un Agente del Ministerio Público presentará cargos en contra de Andrés G. C. y Adrián Eduardo T. M., por los delitos de violación agravada, secuestro agravado y homicidio calificado en grado de tentativa y de ser encontrados penalmente responsables, podrían alcanzar una pena de hasta 120 años de prisión



Comentarios