Junta Restaurativa, una solución idónea para la comunidad

Junta Restaurativa, una solución idónea para la comunidad

Ciudad de México.-  Decidir en forma colectiva sobre la solución de un conflicto es posible. Las personas victimas u ofendidas, las imputadas y la comunidad construyen las respuestas a través del diálogo y los acuerdos.

Esta gestión comunitaria de la resolución sobre los delitos permite lograr un Acuerdo que atienda las necesidades y responsabilidades individuales y colectivas, así como la reintegración de las partes a la comunidad y la recomposición del tejido social.

Es posible iniciar una Junta Restaurativa por la naturaleza del caso o por el número de involucrados en el conflicto.

¿Cómo se desarrolla la Junta Restaurativa?

La persona facilitadora realizará sesiones preparatorias con cada uno de las personas intervinientes a quienes convocará y les explicará en qué consiste el mecanismo de la junta restaurativa, sus alcances, reglas, metodología y despejará cualquier duda que le planteen.

Identificará la naturaleza y circunstancias de la controversia, así como las diferentes necesidades y sus perspectivas individuales, evaluará la disposición de cada quien para participar en el mecanismo, la posibilidad de realizar la reunión conjunta y las condiciones para llevarla a cabo.

En la sesión conjunta de la Junta Restaurativa, la persona facilitadora hará una presentación general y explicará brevemente el propósito de la sesión. Formulará las preguntas previamente establecidas.

Las preguntas se dirigirán en primer término a la persona imputada, posteriormente a las personas víctimas u ofendidas, a otras personas intervinientes convocadas por las partes, y por último, a personas de la comunidad que concurrieran a la sesión.

Una vez que todas las partes contesten las preguntas, la persona facilitadora procederá a coadyuvar para encontrar formas específicas en que el daño causado pueda quedar satisfactoriamente reparado.

Concederá la palabra a la persona imputada para que manifieste las acciones que estaría dispuesta a realizar para reparar el daño causado, así como sus compromisos con las personas que intervinieron.

La persona facilitadora, sobre la base de las propuestas planteadas por todas las partes, concretará el Acuerdo que en común acepten como resultado de la sesión de la Junta Restaurativa.

La persona facilitadora realizará el cierre de la sesión. Una vez que se alcance una solución para resolver la controversia, realizará el registro y las personas intervinientes lo firmarán.

¿Qué comprende la reparación del daño?

La reparación del daño derivada de la Junta Restaurativa podrá comprender lo siguiente:

El reconocimiento de responsabilidad y la formulación de una disculpa de la persona imputada a las personas víctimas u ofendidas en un acto público o privado, de conformidad con el Acuerdo alcanzado, donde acepta que su conducta causó un daño;

El compromiso de no repetición de la conducta originadora de la controversia y el establecimiento de condiciones para darle efectividad, tales como inscribirse y concluir programas o actividades de cualquier naturaleza que contribuyan a la no repetición de la conducta o aquellos programas específicos para el tratamiento de adicciones;

Un plan de restitución que pueda ser económico o en especie, reparando o reemplazando algún bien, la realización u omisión de una determinada conducta, la prestación de servicios a la comunidad o de cualquier otra forma lícita solicitada por las personas víctimas u ofendidas y acordadas entre quienes intervinieron en el curso de la sesión.

La Junta Restaurativa representa un cambio de enfoque y una nueva visión sobre los conflictos y su solución con la participación activa de la comunidad, además los acuerdos alcanzados entre las partes son razonables y proporcionales al daño.



Comentarios